Ejercicio #2 Des-Habitar - Residencia Morada

Concepción, Chile 14.11.2013Fotografía: Alvaro Pereda Roa
Residencia Dual Internacional, Organiza Par D Patoz (Alvaro Pereda Roa y Pamela Navarro Ortiz)

Ejercicio #2 Des-Habitar Esta segunda acción se realizó en la diagonal, una peatonal de la ciudad de concepción, la accion intento tener un acercamiento con el espacio a partir de la percepcion, es decir realizar un pequeño recorrido por este lugar, con los ojos tapados por una tela, que fue dividida en muchas partes, cada uno de ellas tenia un globo blanco que se amarraba en los extremos y que fue inflado en ese momento, esta imagen generaba una sensación de desahogo, los globos blancos como interlocutores, como ojos que guian a un ser que se niega a ver y que se deja llevar por el viento, por lo que podrian ser muchas miradas, muchos ojos. al mismo tiempo, toda esta carga simbolica se rompe al final de la accion. la espera, la ausencia, la negación, la nostalgia, el vacio. el aliento se va con el viento y la acción solo fue. Romper el silencio

Jueves 28 de noviembre de 2013, Concepción-Chile. El siguiente texto, es con la intensión de escribir de manera breve mi experiencia en relación a la conclusión de Proyecto Morada, Residencia Dual Internacional, organizada por Par D Patoz. Siendo yo el primer invitado. Esta residencia se llevo a cabo en la ciudad de Concepción, Chile durante un periodo de 31 días. Durante este tiempo hubo múltiples actividades entre ellas, charlas, acciones, talleres, encuentros, un número importante de visitas a casa de amigos y recorridos por los espacios más emblemáticos o no de Concepción. Todas las actividades que se desarrollaron fueron a partir del encuentro con la ciudad, de sus historias, de la memoria de los allí habitan, de su recorrido en días y noches. Es difícil plantear una conclusión concreta de un proceso que todavía no digiere todo lo sucedido, quizá ahora es más fácil poder escribir en relación a los planteamientos que dieron origen e intensión a este trabajo y que sin duda generaron en su proceso más cuestionamientos y reflexiones. Permanecer durante un periodo de tiempo más largo en un espacio, no garantiza la contextualización, ni la empatía con lo que allí suceda, pero sin duda da la posibilidad de tener un poco, solo un poco, una visión más amplia en relación a lo que acontece, su dinámica, su discurso, su lenguaje. Entender desde la visión del Extranjero no siempre es fácil, me enfrente a las comparaciones inherentes a mi formación y mi origen, busque puntos de anclaje que me permitieron entender los encuentros y las similitudes entre eso que conozco y lo que observe, lo que escuche, lo que viví. El extranjero igual puede serlo en su mismo espacio de origen, y eso condiciona o no, la visión que pueda tener de un lugar. La posibilidad de trabajar en estas condiciones amplio mi experiencia en relación a la lectura que tenia del contexto Chileno y más aun del movimiento socio cultural de la ciudad de Concepción, llegar y trabajar desde el lugar de residencia cambia las formas ya aprendidas de idear y desarrollar los proyectos, al mismo tiempo me permitió también encontrar a partir de las diferencias los pros y contras de estas dos realidades Latinoamericanas Chile-México (Concepción-Querétaro). Considero también que las residencias artísticas dentro del movimiento de performance es una posibilidad de accionar con un conocimiento más amplio de los espacios y así poder incidir con más potencia a la re-significación de nuestra cotidianidad. Durante este periodo hubo personas que fueron fundamentales para el desarrollo de este Proyecto y que contribuyeron de múltiples maneras a hacer de Morada un espacio para habitar, tengo que agradecer profundamente a mis Amigos Constanza Manríquez y Paulo … por su hospedaje, cariño y cuidados, sin duda me hicieron sentir en casa. También quisiera agradecer a Claudia Ortiz, Daniel Campos por el tatuaje de obsequio, Marcelo Pavez por la bicicleta, Jorgue Ignacio Arancilla Velez, Oscar Gavilan, Natasha de Cortillas, Colectivo Par de Patoz por la Invitación (Pamela Navarro Ortiz- Alvaro Pereda Roa) y toda la gente que hizo posible con sus contribuciones a Proyecto Morada.