Acciòn: RE_Encuentro_Nos
FoToGRAFIAS D; Gabriel Montero, CLAUDIo QUIRoZ, 
Milton Afanador.
E.P.I. 4 (ENCUENTRo INDEPENDIENTE D PERFoRMANCE)
MULCHEN CHILE 2013.
HTTP://EPIPERFoRMANCE.BLoGSPoT.CoM/

Esta acción, al igual que algunas otras mías, tuvo una participación activa muy fuerte en este caso de un Perro llamado Bernardo de la Plaza, que en realidad es uno de los moradores de esta Plaza principal de la ciudad de Mulchén en Chile. Al inicio la acción transcurrió de manera fluida y tranquila, ese día por el tiempo y la cercanía de la ciudad a la cordillera, el clima era demasiado frio, hacia viento y lloviznaba de a poco. Durante la primer parte, comencé a tejer una línea con lana roja, mientras permanecía sentado he  iba inflando globos negros que adhería a la línea ya tejida, comencé a hacer un corrido y en el transcurso la línea al igual que la cantidad de globos fue creciendo. Fue en este punto en que Bernardo hizo su aparición y posterior participación hasta el final de la acción, al observar el movimiento de los globos tuvo un primer acercamiento y al intentar jugar con ellos exploto uno de los globos, después ya emocionado ante el descubrimiento, mordió y reventó toda la línea de globos que llevaba hasta ese momento. Fue aquí donde la acción viro por completo y tomo un aire diferente, el perro al ver que intentaba inflar un globo, siempre quería quitármelo para romperlo, entendí que para el era un juego y no iba a cambiar eso, mismo en algún momento se llevo y me quito la lana roja para jugar con ella. A partir de esta situación intente hacerlo parte de la acción, el ya estaba dentro y su intervención cambiaba de manera constante la situación, creo que para mi fue un aprendizaje importante, porque me enfrente a un agente externo que no permitía se generara una línea de acción clara, por lo menos para mi. Creo que llego un momento en que había incluso una especie de disputa entre el perro y yo, no me dejaba avanzar, su único interés eran los globos que yo seguía inflando e incorporando a la acción. Finalmente después de un tiempo, decidí terminar la acción y después de eso Bernardo también perdió el interés. Me gustaría escribir que a pesar de algunos comentarios al respecto, no creo que este tipo de intervenciones arruinen las acciones, me parece que en ocasiones y lo hablo desde mi experiencia, estas nos motivan y/o obligan de alguna manera a reaccionar antes estas situaciones, nunca sabemos lo que sucederá y las reacciones de los otros, pero creo que en la medida en que estemos atentos, lucidos y concentrados, estas permitirán otro tipo de descubrimientos y reflexiones en torno a nuestro trabajo y proceso. En ocasiones relaciono de manera directa estas situaciones con momentos de mi vida diaria y entiendo que el hecho de tomar decisiones sorpresivas es siempre un acto cotidiano al que estamos expuestos mismo que estemos preparados o no. Es parte de la vida asumir esos pequeños instantes en que todo lo planeado tiene que cambiar y adaptarse a su nuevo orden.

Participación: Bernardo de la Plaza (Perro)